Natura

Situada en un zona de gran valor paisajístico, La Trapa es poseedora de una importante biodiversidad y están presentes una gran variedad de especies animales y vegetales característicos de la Sierra de la Tramuntana. Destacan un número importante de plantas endémicas, una buena representación de orquídeas mediterráneas y la presencia de aves emblemáticas y/o amenazadas.

La finca, situada en el Paraje Natural de la Sierra de Tramuntana, forma parte de la Red Natura 2000 con las figuras de Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Zona de Especial Conservación (ZEC).

La flora

El paisaje vegetal de La Trapa está conformado en su mayor parte por dos comunidades botánicas: la maquia de acebuche y la maquia de romero y brezo, a pesar de que La Trapa presenta actualmente unas características muy lejanas de la vegetación potencial de la zona, como consecuencia de los incendios sufridos. A continuación se detallan las dos comunidades vegetales más frecuentes:

La maquia de acebuche es la asociación vegetal más importante de la zona. Es originalmente una formación alta y densa en la que dominan los arbustos de hoja perenne y dura, adaptada a la sequía, como el acebuche (Olea europaea var. sylvestris), el labiérnago (Phillyrea angustifolia), la hierba de las coyunturas (Ephedra fragilis), el lentisco (Pistacia lentiscus) y el palmito (Chamaerops humilis). Su composición y extensión en la finca se ha reducido considerablemente a lo largo de las últimas 3 décadas, a causa del fuego y del pasto de cabras asilvestradas. Así, solo las especies más resistentes (lentisco y palmito) están todavía muy representadas.

Palmito, Chamaerops humilis

La maquia de romero y brezo es baja y densa, dominan las especies de poca altura y de hoja alargada y delgada, como el romero (Rosmarinus officinalis), el brezo de invierno (Erica multiflora), el albaida (Anthyllis citysoides) y la aliaga balear (Genista tricuspidata). También podemos encontrar aquí algunas orquídeas mediterráneas. Esta formación ocupa sobre todo las áreas más desertificadas a causa de incendios recurrentes.

Romero, Rosmarinus officinalis

Los pinos (Pinus halepensis) son la cobertura arbórea propia de las dos maquias, pero los incendios del año 1994 y en 2013 han causado su disminución de forma considerable.

Además, en La Trapa también se desarrollan otras comunidades menos extensas, como el carrizal, presente a la vertiente del Puig de La Trapa. Está dominado por el carrizo (Ampelodesmos mauritanicus) y también se encuentran la zarza morisca (Smilax aspera var. balearica), la cebolla albarrana (Drimia maritima) y el aro (Arum pictum). En las zonas más altas y ventosas aparecen los «coixinets de monja» (Astragalus balearicus), acompañados por el hipérico balear (Hypericum balearicum), el euforbio mediterráneo (Euphorbia characias) y el cardo cuco (Carlina corymbosa). El litoral rocoso está poblado por una vegetación baja y poco densa, donde destaca la comunidad de saladinas (Limonium spp.), hinojo marino (Crithmum maritimum) y zanahoria marina (Daucus gingidium).

Ophrys balearica

En los grandes acantilados costeros se encuentra una singular alianza de especies endémicas de las Islas Baleares, entre las cuales destacan Brassica balearica, Helichrysum ambiguum y Hippocrepis balearica. En cambio, en los acantilados del interior, secos y soleados, podemos encontrar una vegetación muy diferente, con diversas especies de helechos (Asplenium spp.), la parietaria (Parietaria officinalis) y la higuera (Ficus carica).

Finalmente, alrededor de las casas y en las zonas de cultivo aparece un buen número de especies oportunistas propias de zonas humanizadas, como la zarza (Rubus ulmifolius), la mostaza (Sinapis arvensis), la zanahoria (Daucus carota) y la caléndula (Calendula arvensis), entre otras muchas.

La fauna

Águila pescadora, Pandion haliaetus

En cuanto a los animales silvestres, la Trapa destaca especialmente por su ornitofauna, formada por un mínimo de 65 especies. En la finca y su entorno (ZEC y ZEPA ES0000222 La Trapa)  nidifican el águila pescadora (Pandion haliaetus), el halcón de eleonor (Falco eleonorae) y el halcón peregrino (Falco peregrinus), y son también muy habituales otras especies de aves rapaces emblemáticas como el buitre negro (Aegypius monachus), el buitre leonado (Gyps fulvus), el milano real (Milvus milvus) y el águila calzada (Aquila pennata).

Pardela balear, Puffinus mauretanicus

Accesible únicamente por el mar, muy cerca del límite de la finca, encontramos la mayor colonia de cría conocida en la isla de Mallorca de la pardela balear (Puffinus mauretanicus), especie endémica de las Baleares y catalogada en peligro de extinción.

Hablando de endemismos faunísticos, en La Trapa está presente como reproductor y abundante la otra especie de ave endémica que tenemos en las Baleares: la curruca balear (Curruca balearica).

Curruca balear, Curruca balearica

Además de las aves, encontraremos también algunos anfibios como la rana (Rana perezi) y el sapo verde (Bufotes viridis), reptiles como la salamanquesa (Tarentola mauritanica) y la culebra de cogulla (Macroprotodon cucullatus), y mamíferos como el conejo (Oryctolagus cuniculus), el erizo moruno (Atelerix algirus), el ratón de campo (Apodemus sylvaticus), la marta (Martes martes), la comadreja (Mustela nivalis) y la gineta (Genetta genetta).