Uso público

La Trapa actúa como finca de clara vocación pública del término municipal de Andratx, acogiendo las visitas de un gran número de vecinos de la comarca. Es también una ruta de excursionismo (la denominada GR 211) escogida por gran parte de los aficionados mallorquines al senderismo y el destino de miles de extranjeros, que han optado en Mallorca por una modalidad de turismo mas interesada por la cultura y el paisaje que por la oferta de soy y playa.

Uso público

Estas tres tipologías de visitantes se traducen en unas 12.000 «usuarios» anuales que configuran una línea de gestión propia. Se trata de un gran número de personas que son «consumidoras» de unos valores naturales  y culturales, y que conforman un importante eslabón de la gestión, pues se pretende hacerlos partícipes de los valores del lugar, a la vez que se intenta sensibilizar y educar.

Pero estas ventajas (como consumidores de los recursos que ofrece la Reserva) suponen también unos deberes, por los impactos derivados de ciertas visitas (basura, deterioros, evacuaciones de heridos, mantenimientos e incluso algún pequeño robo…).

Sobre el papel resulta sencillo hablar de vehicular esta afluencia de visitantes con el objetivo de que sean consumidores (respetuosos) de los recursos interpretativos que ofrece la Sierra de Tramuntana, pero este recurso adolece de mantenimiento público, señalización, vigilancia,…

Se hace necesario encontrar una fórmula que haga atractivo al gestor de un espacio la presencia de visitantes, viendo a este más como un recurso que no como una amenaza.