Mantenimiento

El proyecto de La Trapa nació en el entorno de la sociedad civil, dada la participación de esta en la adquisición del espacio mediante suscripción popular. Por ello, la gestión de la Reserva tenía igualmente que integrar a esta misma sociedad.

Así, ya desde la compra de La Trapa, nació el grupo de voluntarios (el primer grupo de voluntariado ambiental en Baleares) que fue el motor que permitió los primeros pasos en la gestión en 1980. A partir de 1993, y tras la contratación de un trabajador, este grupo se mantiene como entidad de apoyo a la gestión.

voluntariado

El grupo de voluntarios de La Trapa no solo fue pionero en el voluntariado ambiental, sino que se mantiene vivo hoy en día, más de treinta años después, y con algunos voluntarios que participan ininterrumpidamente desde hace veinte años. Todo ello da idea del importante proyecto que hay en La Trapa, pues de otro modo no podría entenderse la fidelidad de un grupo tan entusiasta.

Con el objeto de conseguir la fidelización sobre el proyecto, es preciso que el voluntario se sienta identificado con el propio proyecto (no tan solo con la ejecución, sino incluso con el diseño y con el grupo de compañeros con el que comparte un objetivo común).

Así, es tan importante que el voluntario se integre en el espacio natural como que lo haga, en el caso de La Trapa, en esta nueva comunidad trapense que lucha por la conservación de un espacio.

Así mismo, La Trapa no solo tiene una vertiente ambiental, sino que desarrolla también una labor social participando en diferentes proyectos junto a Cruz Roja, Proyecto Hombre y la Dirección General de Menores del Govern Balear.